Logo

Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de Madrid

“Comprometidos con los trabajadores de Seguridad Privada de Madrid ”

REPRESENTACIÓN SINDICAL DE EMPRESAS SUBROGADAS

Image 01

Según el artículo 44.5 del Estatuto de los Trabajadores, establece lo siguiente:

“Cuando la empresa, el centro de trabajo o la unidad productiva objeto de la transmisión conserve su autonomía, el cambio de titularidad del empresario no extinguirá por sí mismo el mandato de los representantes legales de los trabajadores, que seguirán ejerciendo sus funciones en los mismos términos y bajo las mismas condiciones que regían con anterioridad
Por este hecho son numerosos los supuestos que se pueden presentar: sucesión de contratas, subrogación de empresa, absorción, segregación, fusión de sociedades, traspasos, etc.

    • El mero cambio de titularidad en la empresa no afecta al mantenimiento de los órganos de representación de los trabajadores.
    • Cualquiera que sea modalidad del cambio operado, se mantiene la representación siempre que el centro de trabajo en el que han sido elegidos los representantes conserve su autonomía e identidad.
    • Si algún centro de trabajo desaparece como consecuencia del cambio de titularidad, integrándose los trabajadores en otros centros de trabajo de la nueva empresa, los representantes pierden su condición representativa como consecuencia del cambio de la circunscripción electoral en la que fueron elegidos.
    • Si lo que se transfiere, transmite o cambia de titularidad no es un centro de trabajo con autonomía y organización específica, sino un mero lugar de trabajo en el que no existió un proceso autónomo, sino que la circunscripción electoral se integró con un conjunto de dependencias o lugares de trabajo, en el supuesto de que en dicha dependencia preste servicios un representante de los trabajadores, éste perderá su condición al integrarse en la nueva empresa, la cual presumiblemente, contará con sus propios órganos de representación.
    • Todo lo anterior se entiende sin perjuicio de lo que, al respecto, pueda establecer la negociación colectiva en orden a la conservación de garantías de los representantes afectado por el cambio de titularidad

Esto es, que el cambio de titularidad no supone la extinción del mandato de los Representantes de los Trabajadores. En estos supuestos, se pueden dar dos posibilidades:

1.- Que se subrogue una unidad productiva autónoma (es decir, un grupo de trabajadores organizados, con medios materiales, etc), en cuyo caso el Representante sigue siendo representante de dicha unidad productiva autónoma (entre otras sentencia del Tribunal Supremo de 23 de julio de 1990) (STSJ Extremadura 21 de enero de 2004) Es decir, el comité antiguo de la empresa subrogada sigue ejerciendo sus funciones igual que antes de la subrogación.

2.- Que no se subrogue una unidad productiva autónoma, en cuyo caso no pervive la cualidad de representante del Delegado o miembros del comité (entre otras, sentencia del TSJ de Cantabria de 13 de abril de 1999).

En estos supuestos se unen dos plantillas, aumentando el número de trabajadores. Y además de aumentar, entran en colisión dos Representaciones de Trabajadores diferentes, por lo que se deberá realizar, si fuese preciso la convocatoria de elecciones parciales.

Si la reestructuración subsiguiente a la fusión llegara a significar el cierre del centro, los representantes perderían su condición de tales, al desaparecer la base misma que sustentaba su representación (Sentencia TSJ Canarias/Las Palmas 10 de marzo de 2005)

Si los cambios productivos en el seno de la empresa no han afectado en ningún momento al centro de trabajo, que se ha mantenido idéntico, con igual domicilio y con casi la misma plantilla, los representantes elegidos en ese centro, siguen manteniendo su condición representativa por lo que al haberse llevado a cabo una nueva promoción electoral, el preaviso será nulo y sin validez (Sentencia TSJ Valencia 12 de diciembre de 2007)

Si un trabajador/a ha sido elegido como representante de la empresa y no en un concreto centro de trabajo de la misma, si el centro en el que presa servicios es transferido a otra empresa por vía sucesión de contrata, en principio cesaría el mandato representativo, por cuanto que no era delegada del centro de trabajo sino de la empresa en su conjunto.

En este caso habría que acudir al convenio colectivo del sector y si éste establece expresamente que la nueva adjudicataria se subrogará en los derechos y obligaciones respecto de los trabajadores afectados por la subrogación, con respecto de la representatividad sindical, tal pacto contractual, que no distingue entre representantes de empresa o centros impone la obligación de respetar la condición de representante para dicho trabajador/a (Sentencia TSJ Andalucía/Granada 2 de abril de 2002)

Secretaria de Acción Sindical

©  Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de la Unión Sindical Obrera de Madrid